El dispositivo cuenta con las mismas prestaciones que sus antecesores, tales como acelerómetros, brújula y una serie de sensores. También mantiene el detector de caídas. Una característica muy interesante que permite mandar alertas a un contacto seleccionado o al servicio de emergencias en caso de sufrir un problema. Al igual que la incorporación de un altímetro permanente.
El nuevo modelo mantiene la icónica estética rectangular, pero en su interior se han renovado no solo sus «tripas» sino algunas de sus funciones principales. Una de las más interesantes es la presencia de un oxímetro, una función para medir el oxígeno en sangre.
Incorpora el microchip S6, mientras que el modelo básico, el Apple Watch SE, funciona mediante un «cerebro» menos potente bautizado como S5. En la práctica, es una actualización del Series 3 que seguía comercializando en las tiendas. Su precio será de 279 dólares.
Artículo Anterior Artículo Siguiente