Este lunes La Audiencia Provincial de Alicante acoge el juicio que determinará si Concepción Martín, Conchi, conocida como la 'viuda negra de Alicante', asesinó a su marido veinte días después de su boda.

Junto a ella se sentará en el banquillo su presunto cómplice, Francisco Pérez, Paco, en una vista que se celebrará ante un jurado popular y en el que los acusados se enfrentan a 30 y 28 años de prisión, según la petición de la Fiscalía, por el delito de asesinato con las agravantes de ensañamiento y aprovechamiento de las circunstancias de lugar y tiempo. En el caso de Conchi, además, se suma el de parentesco.

El proceso durará varios días. A lo largo del lunes se construirá el jurado y se hará un interrogatorio a los acusados. Entre el martes y el miércoles declararán 27 testigos y cerca de 30 peritos, para que el jueves se entreguen los informes de la acusación y el viernes el jurado popular delibere si los acusados son culpables o inocentes.
20 heridas en el pecho y en el cuello

Todo se remonta a las diez de la noche del 20 de agosto de 2018 en un aparcamiento de tierra situado en la calle Sol Naciente, en la Albufereta. Su marido, José Luis Alonso, camionero jubilado de 69 años, había quedado con Conchi para una cena romántica en la autocaravana. Se habían casado el día 4 de ese mismo mes. Sin embargo también acudió Paco, el supuesto cuidador de la mujer, ya que esta iba en silla de ruedas debido a un accidente de tráfico, hasta que se curó milagrosamente poco después de entrar en prisión.

Una vez allí, los dos acusados atacaron presuntamente a Alonso con un objeto punzante. Mientras Conchi, quien se había levantado de la silla de ruedas, sujetaba a la víctima, Paco le causaba más de 20 heridas en el pecho y el cuello, según el informe forense. La Fiscalía cree además que los procesados citaron allí a la víctima para obtener "mayores ventajas y facilidad para la ejecución de su plan", así como para evitar que José Luis "pudiese pedir auxilio, dificultando así sus posibilidades de defensa".
La declaración de un agente fuera de servicio, un factor importante

Una agente de la Policía Nacional fuera de servicio que paseaba por la zona escuchó los gritos de la víctima, alertó a los servicios de emergencia y acudió a tratar de socorrer a José Luis, que falleció a causa de las heridas sufridas. La declaración de esta agente es la principal baza de la Fiscalía, junto a la reconstrucción de los hechos que tuvo lugar durante la investigación y que demostró que todas las circunstancias que rodean al asesinato cuadraban.

Para el Ministerio Público, los dos presuntos asesinos “de forma consciente y voluntaria, causaron a la víctima un dolor y un sufrimiento que en modo alguno eran necesarios para conseguir el fin último que perseguían de causarle la muerte”.
Vestimenta oscura y guantes

Una de las incógnitas que todavía no han terminado de argumentar los acusados es por qué llevaban "ropas oscuras y gorras en la cabeza y también guantes de goma de los usados por los electricistas". Su testimonio dice que fue debido a que iban a echar unas flores en el lugar donde se esparcieron las cenizas de una hija fallecida de Conchi, y debían saltar una valla y no querían ser vistos.

Según la versión de la Policía, que no ha mostrado muchas dudas desde que realizaron las investigaciones, José Luis llegó al aparcamiento de tierra en la furgoneta de un amigo y los acusados le sorprendieron abalanzándose sobre él con la intención de matarle. Empujaron a la víctima hasta una zona del aparcamiento, donde le tiraron al suelo entre dos coches y le agredieron con destornilladores y se los "clavaron repetidamente hasta causarle la muerte", según las acusaciones.

Las versiones de Conchi y Paco son contradictorias. Han sido modificadas varias veces, pero ellos defienden que fueron atacados por terceras personas y que solo trataron de ayudar a la víctima. Primero acusó a “dos negros”; posteriormente, a dos hombres vestidos de negro, y, finalmente, llegó a implicar al hijo de la víctima. Ambas personas se encuentran en prisión desde que fueron detenidos poco después de los hechos, y pronto conocerán cual será su condena.

Artículo Anterior Artículo Siguiente