Marzà ha apuntado que: "consideramos que es una medida muy apropiada, lo hemos hablado y creemos conveniente que aquellos centros educativos que necesiten realizar un inicio de curso con la entrada progresiva del alumnado entre el 7 y el 11 de septiembre, que tengan esta flexibilidad y adaptabilidad a sus circunstancias".

"Es una medida para que en aquellos casos que lo decidan tengan las condiciones óptimas para hacer pedagogía tanto al alumnado como a las familias sobre las dinámicas de protección e higiene en los centros educativos", ha explicitado el conseller Marzà.

Por su parte, el secretario autonómico Miquel Soler ha añadido que "los directores de los centros educativos, las organizaciones sindicales y las familias consideran adecuada esta decisión".

"Es por ello que los centros tienen total autonomía para organizar la vuelta a clase en el tramo de días del 7 al 11 de septiembre. Unos decidirán que todo el alumnado vaya a clase desde día 7, porque sus circunstancias son favorables, como puede ser un centro pequeño o un CRA; y otros elegirán entrar por grupos o etapas educativas, poco a poco, porque consideren que es mejor para su contexto".
Artículo Anterior Artículo Siguiente