Un equipo de médicos e investigadores de Hong Kong demuestra definitivamente que la reinfección es posible.

Kwok-Yung Yuen y sus colegas describen en un estudio, publicado el 25 de agosto en Clinical Infectious Diseases , el caso de un hombre de Hong Kong de 33 años que se descubrió que portaba dos variantes distintas de SARS-CoV-2, a los cuatro meses y media de distancia. El 26 de marzo dio positivo tras presentar tos, esputo, fiebre, dolor de garganta y dolor de cabeza. Hospitalizado tres días después, cuando sus síntomas habían remitido, regresó a casa el 14 de abril tras dos pruebas de PCR negativas. El 15 de agosto, mientras regresaba de un viaje a España vía Reino Unido y no mostraba signos de la enfermedad, dio positivo durante una revisión de rutina ,permanece asintomatico

Desde el inicio de la epidemia, la cuestión de la posibilidad de reinfección ha atormentado a inmunólogos y virólogos: después de todo, los coronavirus leves, que causan resfriados en los humanos, los contaminan nuevamente después de un cierto período de tiempo, durante el cual la concentración de anticuerpos producidos para protegerse contra ella disminuye.


Este fenómeno de desgaste de anticuerpos ya se ha observado con el SARS-CoV-2 en varios estudios. Pero la capacidad de otras formas de inmunidad, en particular llevadas por ciertos tipos de glóbulos blancos, para retener la memoria y la capacidad de respuesta a más largo plazo, todavía se debate. Varios casos recientes que mostraban la presencia persistente del virus en algunos pacientes apuntaban a posibles reinfecciones, pero seguía siendo posible que estas personas nunca dejaran de ser portadoras del SARS-CoV-2 y que fueran recaídas.
Artículo Anterior Artículo Siguiente