Italia, uno de los países más afectados del mundo por la epidemia del coronavirus, vivió anoche una preocupantes escenas en las calles de Nápoles, con aficionados celebrando sin mascarillas ni la recomendada distancia de seguridad la victoria de su equipo ante la Juventus en la final de la Copa de Italia. Los aficionados del Nápoles se congregaron en determinados puntos de la ciudad, como en la Plaza Trieste, donde llegaron a juntarse hasta 5.000 personas.
Artículo Anterior Artículo Siguiente