Última Hora

Cinco policías heridos y 11 detenidos en una reyerta para controlar la venta de drogas en Requena



A los detenidos se les imputa los presuntos delitos de robo con violencia, lesiones empleando arma blanca y atentado a los agentes de la autoridad y la investigación continúa abierta para la localización de otros autores que participaron en la reyerta.

Los hechos se iniciaron en la madrugada del pasado 23 de mayo cuando una persona recriminó a unos viandantes el tirar piedras contra la ventana de su domicilio y trató de grabar con su móvil para guardar imágenes de lo ocurrido. Por ello, los arrestados le propinaron una paliza y le arrebataron con violencia el teléfono empleando.

Esta persona denunció los hechos y agentes de la Comisaría del distrito Norte pudo identificar a los presuntos autores de la paliza. Un dispositivo especial, con la colaboración del Grupo Operativo de Respuesta (GOR) y el grupo de motos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), detuvo a los culpables asegurando el lugar y para evitar acciones y represalias.


No obstante, a la vez que se estaban practicando las detenciones, y a escasos metros del lugar, el Centro de Inteligencia de Mando Control y Coordinación comunicaba que una persona llamó al 091 para informar de que se acababa de producir un apuñalamiento y que mantenía visión directa del agresor.

Por ello, parte de los agentes que se encontraban en el operativo inicial, acudieron y detuvieron al agresor y a la víctima en el piso del primero y se asistió al segundo por arma blanca.

Como consecuencia de esta actuación se comprobó que en el interior de la vivienda había una plantación de marihuana con alrededor de 150 plantas y fue detenida también la esposa del agresor por tráfico de estupefacientes.

AJUSTE DE CUENTAS

El origen de la reyerta, según las primeras investigaciones, podría deberse a un posible ajuste de cuentas entre dos clanes del barrio por el control de la venta de droga, motivo por el cual en el momento de la intervención, se congregaron en la vía pública una multitud de vecinos que reclamaban su propia justicia y se generó un clima de tensión en el que la multitud animaba a agredir a los policías incluso con amenazas de muerte.

La Policía tuvo que pedir más refuerzos y emplear la fuerza indispensable con material antidisturbios para proteger a los detenidos, a los viandantes que se encontraban en la calle y para defenderse de las agresiones que recibían.

Los agentes se intervinieron gran cantidad de material contundente con el que amenazaron y agredieron a los policías. La actuación se saldó con cinco policías heridos y la detención de dos personas por el presunto delito de atentado a la autoridad.