Última Hora

Anne Hidalgo consiguió el domingo un segundo mandato frente a la alcaldía de París



Según las primeras estimaciones, Hidalgo obtuvo en la segunda vuelta de las municipales de este domingo alrededor del 50% de los votos, muy por delante de la candidata de derecha Rachida Dati (32%) y la oficialista Agnès Buzyn (16%).

Hidalgo, de 61 años, tendrá durante seis años más las llaves de la alcaldía de París, una urbe de más de dos millones de habitantes, epicentro del poder en Francia y una de las ciudades más visitadas del mundo.

Su programa, centrado en la ecología, busca seguir reduciendo el lugar de los automóviles en la capital francesa, donde los atascos son pan de cada día, y potenciar los desplazamientos en bicicleta o a pie.

“Han elegido un París que respira, un París más agradable para vivir, una ciudad más solidaria que no deja a nadie al margen (…) Esta victoria tiene sentido porque es colectiva”, declaró Hidalgo tras su triunfo.

Esta línea política le permitió obtener el apoyo de los ecologistas entre las dos vueltas de las municipales, sin embargo, muchos parisinos se quejan de que durante su mandato la insalubridad en las calles de París empeoró y las ratas proliferaron.

Junto a Claudia López, alcaldesa de Bogotá, Claudia Sheinbaum, al frente de Ciudad de México o Marianne Borgen en Oslo, revalida su puesto en el selecto club de mujeres que dirigen las capitales de sus respectivos países.

Mi ambición es París
Anne Hidalgo nació en 1959 cerca de Cádiz, en Andalucía, hija de un padre electricista y de una madre costurera. Dos años más tarde, la familia emigró a Francia en busca de un futuro mejor.

La pequeña Ana pasó entonces a llamarse Anne y obtuvo la nacionalidad francesa a los 14 años.

“Recuerdo que un día mi profesora de segundo grado dijo, mirándome, ‘no son las niñas españolas las que se convertirán en primeras de la clase’. Eso sólo me hizo querer aceptar el reto”, contó Hidalgo al diario Le Parisien.

Esta nieta de un republicano condenado a muerte por Franco, a la que le gusta sacar pecho de sus raíces andaluzas, comenzó trabajando como inspectora laboral, antes de dar el gran salto a la política.

En 2001 se convirtió en la primera adjunta del anterior alcalde de París, el socialista Bertrand Delanoë, un cargo que ocupó hasta que se presentó en 2014 a la alcaldía de una de las ciudades más visitadas del mundo, que ganó con el 55% de los votos.

Su mandato como regidora de París comenzó con un bautismo de fuego: los ataques yihadistas contra Charlie Hebdo y la cadena de atentados en la sala de conciertos Bataclan y varios puntos de la capital francesa de 2015.

A lo que se sumó, el año pasado, el voraz incendio de la capital Notre Dame, que destruyó parcialmente este símbolo de la Ciudad Luz.

“En tiempo de tormenta, es mejor tener al mando a un capitán que sepa navegar”, dijo en una entrevista con la AFP a pocos días de la primera vuelta, en la que destacó su “experiencia” al frente de la capital francesa.

¿Este segundo mandato le servirá como un salto para funciones más altas, como fue el caso de Jacques Chirac que fue alcalde de París antes de convertirse en presidente?

“No seré candidata en 2022. Mi ambición es París. Alcaldesa de París es el mejor mandato”, dijo al diario Le Parisien.