Las pruebas de coronavirus que desde hace semanas realiza el Gobierno de Canarias a todos los inmigrantes rescatados en sus costas han permitido detectar que en la última patera llegada a Fuerteventura hay 14 positivos, según han confirmado a Efe fuentes de la Consejería de Sanidad.

Hasta el momento, ese control sanitario había aflorado contagios esporádicos, de uno a dos casos por patera, a pesar de que estas embarcaciones suelen llegar a las islas con entre 25 y 50 personas -a veces más- que navegan juntas y muy pegadas, en travesías que suelen durar de uno a cuatro días (dependiendo del punto de salida).

Los 14 contagios diagnosticados este miércoles corresponden todos a las pruebas que se hicieron a las 39 personas rescatadas este domingo por Salvamento Marítimo cuando trataban de alcanzar la costa de Fuerteventura en una lancha neumática con la que habían partido a la mar desde El Aaiún unas 24 horas antes.

En su última comparecencia en el Parlamento de Canarias para responder a una pregunta sobre este asunto, el pasado 9 de junio, el consejero de Sanidad, Julio Pérez, había pedido no ser alarmistas respecto al riesgo de propagación de la covid-19 que pueden representar las pateras, porque hasta ese momento solo se habían detectado 10 contagios entre sus ocupantes y unos 20 entre agentes de los cuerpos de seguridad que han intervenido en servicios relacionados con este asunto.

Además, la cuarentena obligatoria de 14 días que el Estado decretó para todo aquel que llegue desde el extranjero a un aeropuerto español también se está aplicando a las pateras.

El primer caso positivo de los inmigrantes llegados en patera a Fuerteventura fue diagnosticado el 5 de junio, procedía de una patera que llegó dos días antes al puerto de Gran Tarajal con 59 personas a bordo.

En las última semanas, la nave del queso, propiedad del Cabildo de Fuerteventura, se ha estado utilizando como espacio donde alojar a los inmigrantes para que pasen la cuarentena de 14 días.

La falta de espacios de acogida para inmigrantes en Fuerteventura desde que se reactivó la ruta hacia Canarias en 2019 se ha agravado en las últimas semanas debido a la necesidad de recintos adicionales donde ponerlos a pasar la cuarentena.

En esas circunstancias, los inmigrantes han pasado la cuarentena en terreros de lucha, como el de Puerto del Rosario y Tetir, o en una residencia de estudiantes de la capital, donde se alojan 15 mujeres y un hombre junto a su hijo menor de edad.

Organizaciones como Misión Cristiana Moderna, la entidad que junto a Cruz Roja acoge inmigrantes en Fuerteventura, denunció hace unos días que estaba "al límite" y pidió "un mayor compromiso del Gobierno central".

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta, ha convocado para este jueves, a las 9.00 de la mañana, una rueda de prensa para dar a conocer los últimos datos de contagios de coronavirus después de que la isla llevara semanas sin ningún caso activo y a punto de empezar a recibir turistas extranjeros.

Acosta ya había mostrado su malestar con el Gobierno central por la situación en la que se encuentran los inmigrantes que han llegado en las últimas semanas a Fuerteventura y ha llegado a pedir la reapertura del CIE de El Matorral, cerrado hace años.
Artículo Anterior Artículo Siguiente