«El objetivo de la USTA es celebrar el US Open de 2020 en Nueva York en sus fechas programadas y con público», dice el comunicado en la página oficial del torneo, que sigue con su plan de esquivar las consecuencias de la pandemia y disputarse del 24 de agosto al 13 de septiembre. El torneo neoyorquino reconoce que la situación es «incierta y cambia rápidamente» y por ello está barajando otros escenarios. Sin embargo, aprovecha el comunicado para descartar un cambio de sede como se venía especulando, como el posible traslado a Indian Wells.
Artículo Anterior Artículo Siguiente