Estados Unidos superó el lunes el umbral de las 90.000 muertes y los 1,5 millones de casos registrados de COVID-19, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins, registrando otras 10.000 muertes por el nuevo coronavirus en una semana. La marca de los 80.000 muertos se cruzó el lunes pasado, y la de los 50.000 hace poco más de tres semanas (24 de abril). Estados Unidos es por lejos el país del mundo que, según informes oficiales, tiene el mayor número de muertes y casos detectados de la enfermedad.
Artículo Anterior Artículo Siguiente