El Tribunal constitucional alemán exigió el martes que el Banco central europeo (BCE) justifique en un plazo de tres meses la conformidad de sus masivas compras de deuda, en un rotundo dictamen de consecuencias aún inciertas.

Se prohibirá al poderoso BCE participar en este programa anticrisis, ampliado aún más debido a la pandemia del coronavirus, si "el Consejo de gobernadores del BCE" no demuestra "de forma comprensible y sustancial" que no ha extralimitado los tratados europeos, decidió la suprema jurisdicción alemana.

Al pronunciarse por pedido de querellantes euroescépticos, el tribunal dijo "no haber podido establecer violación" por parte del BCE de la prohibición que tiene de financiar directamente a los Estados europeos.

Pero en una decisión de una dureza poca habitual, los jueces de Karlsruhe (suroeste de Alemania) consideran "dudosa" la competencia del instituto de Fráncfort para comprar de manera masiva deuda pública, que representa la mayoría de los 2,6 billones de euros (unos 2,8 billones de dólares) de adquisiciones de obligaciones efectuadas entre marzo de 2015 y diciembre de 2018, en el marco del famoso programa "QE" (Expansión Cuantitativa) lanzado para apoyar la economía en la zona euro.

El fallo del martes "no concierne" el programa de emergencia contra la pandemia (PEPP) anunciado a mediados de marzo por el BCE y dotado de 750.000 millones de euros de aquí hasta fin de año, precisaron los magistrados alemanes.
Artículo Anterior Artículo Siguiente