Última Hora

La Generalitat gravará a los vehículos nuevos con un impuesto según los gramos de CO2 por kilómetro que emitan a partir de 2023



El borrador de la norma también prevé que los planes urbanísticos incluyan una zona de producción de energía renovable para su autoabastecimiento, así como el aprovechamiento de lo grandes aparcamientos privados en superficie de más de mil metros cuadrados, como los de los centros comerciales, con la instalación en sus cubiertas de placas solares para su abastecimiento energético.
En general, se diseña la estrategia valenciana del cambio climático, también con otras medidas como la creación de la Agencia Valenciana del Cambio climático y el plan valenciano integral de energía y cambio climático, según ha anunciado este martes la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, en una presentación telemática.


La consellera ha señalado que "la energía, la movilidad y su relación con la ordenación del territorio" son los tres grandes elementos en los que la Generalitat tendrá que dar "pasos decididos" en el contexto de la transición ecológica.

Mollà ha advertido de que el transporte y la movilidad suponen el 42% de las emisiones, y por ello la ley establece una serie de instrumentos dirigidos a reducir los efectos nocivos de estos gases, como la "fiscalidad verde".

Así, el borrador de la ley contempla que a partir del año 2023 todas las nuevas matriculaciones de vehículos de combustión interna paguen un impuesto según los gramos de CO2 por kilómetro que emitan, mediante una tabla progresiva.

Este impuesto, ha precisado, se destinará al "fondo para la transición ecológica" y con ello tendrá un carácter "finalista que es su retorno para iniciativas que ayuden a cumplir los objetivos de la ley" como financiar la red de puntos de recarga eléctrica.