La Vicepresidencia Segunda y Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática destina más de 30 millones de euros a ayudas para la rehabilitación de edificios y la reforma de baños, cocinas y mejora de la accesibilidad en el interior de las viviendas, contempladas en el Plan Renhata.
Unas ayudas, que según destaca el vicepresidente segunda y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, "son fundamentales para la fase de reconstrucción, tras la crisis sanitaria de la Covid-19, ya que servirán para estimular el sector de la construcción y la cerámica".

Martínez Dalmau ha manifestado que con la convocatoria de ayudas de Rehabilitación 2020 se pretende "impulsar desde ya un nuevo modelo productivo alineado con el camino marcado por las instituciones europeas de reconstrucción verde, donde la rehabilitación, la sostenibilidad y las energías renovables en la edificación deben centrar el protagonismo".

Cerca de 25 millones de euros se corresponden a ayudas para la mejora de la conservación y accesibilidad en edificios, 0,5 millones para la mejora de la eficiencia energética, ambas líneas dentro del plan estatal de vivienda cofinanciadas por el Gobierno central y el autonómico. Las subvenciones cubrirán, en el caso del plan estatal, hasta un 85% del presupuesto total protegible según la baremación obtenida, detalla la Generalitat en un comunicado.


El director general de Calidad, Rehabilitación y Eficiencia Energética, Jaume Monfort, ha explicado que el plan Renhata para reforma interior de viviendas, está financiado exclusivamente por la Generalitat, y se destinarán en esta convocatoria 5 millones de euros "siendo estas ayudas las que más novedades incorporan este año".

DOMÓTICA

La novedad para esta edición, señala Monfort, es la introducción para las reformas en el interior de las viviendas, de criterios de sostenibilidad. Asimismo, también se subvencionarán las instalaciones de domótica asociadas a la mejora de la accesibilidad a personas en situaciones de dependencia, movilidad reducida y diversidad funcional.

Las ayudas se podrán solicitar telemáticamente a partir de mañana y hasta el próximo 30 de junio, aunque esta última fecha se verá ampliada en función de los días que permanezca decretado el estado de alarma.

En este contexto de crisis sanitaria "somos conscientes de que los plazos y trámites deberán ajustarse en cada momento a la situación de desescalada para garantizar el acceso a las ayudas a toda la ciudadanía, pero en el contexto de recuperación post-crisis, debemos avanzar para estar preparados" ha matizado Monfort, quien ha añadido que tras el confinamiento de la población "entendemos que habrán aflorado necesidades de mejora en las viviendas que pueden atenderse mediante las ayudas de esta convocatoria".

Otro de los retos de las ayudas de Rehabilitación 2020, según ha indicado Monfort, "es tener mayor incidencia en el mundo rural". En este sentido, la Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática en coordinación con Presidencia de la Generalitat, tiene previsto realizar unas jornadas de difusión entre técnicos municipales, alcaldesas y alcaldes de las localidades en zonas de despoblamiento para acercar y facilitar la solicitud de estas ayudas a la ciudadanía de estos municipios.

Según Monfort, "desde la Conselleria estamos trabajando en una propuesta para que el Ministerio de Fomento incorpore una convocatoria específica de rehabilitación para el mundo rural en la próxima edición del plan estatal".

NOVEDADES EN LA EDICIÓN 2020

Para esta edición se han incluido criterios de sostenibilidad que puntuarán en la baremación para poder optar a mayor cantidad de la subvención, alcanzando en este caso hasta el 50 % del presupuesto elegible.

Entre las actuaciones que se contemplan está el uso de madera, tanto para puertas como muebles, que provenga de gestión forestal sostenible con certificación PEFC o FSC o derivados de la madera cuyas emisiones de formaldehído estén por debajo del 50 % del límite establecido; uso de griferías de apertura siempre en frío o de apertura en dos fases y dotadas de aireadores o perlizadores; instalación de cisternas de doble descarga; utilización de revestimientos cerámicos con etiquetado ambiental tipo I, tanto para paredes como suelo, entre otros.

Tras haber consultado la Conselleria con diferentes colectivos, otra de las novedades es la subvención de la instalación de sistemas integrados de domótica que mejoren la accesibilidad y la autonomía en el uso de la vivienda a personas con diversidad funcional y movilidad reducida.

Tal y como figura en la orden de las ayudas -que publica el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV)- se trata de subvencionar los sistemas de monitorización y control remoto de puertas y equipos electrónicos, puesta en marcha de los mismos de forma conjunta y realización de actividades a distancia; los sistemas de activación y desactivación de cualquier equipo del domicilio con un comando de voz; la colocación de cámaras en el interior de la vivienda que permiten informar visualmente del estado de la persona dependiente y los sistemas de detección y alarma de incendios.

En esta edición podrán optar a estas ayudas tanto las obras ya finalizadas, es decir, realizadas con anterioridad a la publicación de las ayudas, como aquellas actuaciones no iniciadas o no terminadas, es decir, que estén en proyecto o en curso en el momento de la solicitud con un plazo máximo de seis meses, contados a partir del día siguiente de la fecha de publicación en el DOGV de la resolución de las ayudas.

De este modo, tal y como ha explicado el director general, "lo que se pretende es animar a la ciudadanía a pedir las ayudas, ya que se ha apreciado que hay mucha gente que no inicia las obras por miedo a no recibir la ayuda, así podrá tener la seguridad al comenzar las obras de que contará con la ayuda".

MÁS DE 2.000 FAMILIAS BENEFICIADAS

Estas ayudas, que se convocan por cuarto año consecutivo, se enmarcan dentro de las políticas que impulsa la Generalitat dirigidas a mejorar las condiciones de las viviendas de uso habitual y permanente y que en esta edición, y ante la situación generada por la crisis de la COVID19, pretender ser un importante revulsivo para el sector de la construcción y la cerámica que se está viendo duramente afectado por la parálisis económica.

Desde 2017 más de 2.000 familias se han beneficiado de las ayudas del Plan Renhata, lo que ha supuesto una inversión de cerca de 6 millones de euros y la creación o mantenimiento de hasta 1.200 puestos de trabajo.

En concreto, en la pasada convocatoria se resolvieron positivamente el 100 % de las peticiones que cumplían los criterios, en total 616 familias se beneficiaron en 2019 de estas ayudas con un presupuesto global de 1.842.331,84 euros.
Artículo Anterior Artículo Siguiente