El Ibex-35 abría el miércoles en terreno negativo lastrado por la incertidumbre de una posible segunda oleada de infecciones de coronavirus, lo que podría forzar un nuevo cierre de la actividad económica.
La preocupación se centra en los posibles rebrotes en los países que comenzaban a suavizar los confinamientos, mientras en el mercado del petróleo los inversores asimilan el aumento de los inventarios de crudo de Estados Unidos.

El principal experto de EEUU en enfermedades infecciosas, Anthony Fauci, alertó el martes sobre los riesgos de una reapertura económica temprana y declaró que un desconfinamiento prematuro puede causar “muertes y sufrimientos”.

En el plano macroeconómico, se espera el dato de la producción indsutral del mes de marzo de la eurozona.
En este contexto, y sin resultados corporativos previos a la apertura del mercado, el Ibex caía un 1,05%, situándose por debajo de los 6.700 puntos, a 6.691,5, mientras el índice de grandes valores europeos FTSE Eurofirst 300 retrocedía 16,35 puntos o un 1,23%, a 1.315,53.

El sector bancario sufría caídas generalizadas. Santander perdía un 1,9441%, y BBVA un 1,6529%, tras recibir ambos una rebaja en la recomendación de HSBC. Caixabank cedía un 1,4119%, Bankia perdía un 0,6413% y Sabadell cedía un 3,0458%.

En lo alto de la tabla se colocaba el fabricante de envolturas para la industria cárnica, Viscofán, con una subida del 1,077%, seguido por Red Eléctrica, que se anotaba un 0,814%.

La inmobiliaria Colonial perdía un 1,83% a la espera que publique sus resultados a marzo de 2020 tras el cierre del mercado.
Artículo Anterior Artículo Siguiente