"Es un drama general para la tauromaquia", dice a AFP desde su finca andaluza de Lo Álvaro el criador Juan Pedro Domecq Morenés, al que estas semanas le anularon cinco corridas.

Los españoles vislumbran estos días una salida muy progresiva del confinamiento, pero las prohibiciones de aglomeraciones dictadas por las autoridades podrían dejar en blanco la temporada taurina, de marzo a octubre.

Toreros, banderilleros o rejoneadores se han quedado sin trabajo, y tanto ganaderos como empresarios califican de catastrófica la situación, en un sector que representa al año cerca de 20.000 eventos, entre festejos en plazas (unos 1.500) y espectáculos de calle.

La fragilidad del negocio está en el carácter perecedero del toro bravo, que tiene un tope de seis años de edad para ser lidiado en la plaza, y de siete para un festejo de calle.

La cría de un astado le supone al ganadero entre 4.000 y 5.000 euros, una inversión que recupera en un 90% vendiéndolo para un espectáculo.

El envío al matadero supone así recuperar un 10%, una alternativa ruinosa a la que se ven obligados los criadores para no seguir gastando en unos animales que no podrán rentabilizar como esperaban.
Artículo Anterior Artículo Siguiente