La valla de Melilla ha sufrido esta madrugada uno de los intentos de entrada más numerosos y violentos de los últimos meses, en el que podrían haber participado unos 300 inmigrantes de origen subsahariano, de los cuales alrededor de varias decenas ha conseguido su propósito.

Fuentes policiales han informado a Efe de que este salto a la valla se ha producido en torno a las cinco de esta madrugada por la zona del centro de menores de la Purísima, una de las tres donde efectivos del Ejército fueron destinados la semana pasada para que colaboraran con la Guardia Civil en la vigilancia del perímetro por el estado de alarma.

Los subsaharianos que han conseguido acceder a Melilla se han dirigido a la carrera al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes
Artículo Anterior Artículo Siguiente