El Gobierno británico pondrá en libertad a 4.000 presos en cárceles de Inglaterra y Gales para contener la propagación del coronavirus, que ya ha dejado casi 50.000 contagios y casi 5.000 muertos en el país, especialmente en las penitenciarías del país, especialmente vulnerables. Los presos designados son todos de bajo riesgo, a los que les quedan menos de dos meses para cumplir su condena y todos ellos serán vigilados con tobilleras electrónicas para identificar su posición, ha informado el Ministerio de Justicia.
Artículo Anterior Artículo Siguiente