El Ayuntamiento de Peñíscola ha redoblado la vigilancia en accesos tanto a la población, a urbanizaciones y a comercios y farmacias, incluso con barreras de hormigón, y ha pedido la colaboración vecinal para evitar que los foráneos acudan a sus segundas residencias durante la Semana Santa para intentar frenar la expansión del coronavirus.
El Ayuntamiento ha pedido a la Subdelegación del Gobierno en Castellón un refuerzo de los efectivos de la Guardia Civil e incluso del Ejército para poder seguir controlando los accesos a la población.

Además, el consistorio ha pedido la colaboración tanto a los vecinos como a los propietarios de los establecimientos y se pide que si se detecta la presencia de un vecino alojado en una segunda residencia, se dé parte a la Policía Local para que pueda proceder a hacer la comprobación.
Artículo Anterior Artículo Siguiente