El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, del PP, ha propuesto un "verano fiscal" para autónomos y pequeñas y medianas empresas (pymes) con el argumento de que "se necesita liquidez y recuperar lo antes posible los empleos que se están perdiendo".

Según un comunicado de la Diputación a partir de una entrevista en Antena 3, Mazón ha manifestado que se escuchan mensajes "en los que se pide un esfuerzo a las generaciones futuras, a nuestros hijos y a nuestros nietos, y yo creo que de lo que se trata es de dar liquidez", al tiempo que ha defendido la puesta en marcha de un "gran verano fiscal" para los autónomos y las pymes.

Ha recalcado que la temporada turística de Semana Santa está perdida y que existe mucha incertidumbre para el periodo de verano, tal como están ya advirtiendo desde el propio sector.

"En estos momentos no sabemos lo que va a ocurrir, pero la temporada estival será muy complicada y, en cualquier caso, los hoteleros cuentan con que la apertura va a ser gradual", ha apuntado antes de añadir que, por tanto, el mensaje que se tiene que lanzar "no es el del endeudamiento".

El presidente ha puesto como ejemplo los créditos ICO, que tienen el gran inconveniente de que un 80 por ciento los garantiza el Gobierno, pero en un 20 es la pyme o el propio autónomo el que se ve obligado a avalarlo, "con lo cual es mucho más accesible para las grandes compañías que para el 95 por ciento de las empresas de la provincia de Alicante, un dato que es extrapolable al resto de España".

Ha puesto de manifiesto las medidas que ha puesto en marcha durante las últimas semanas la Diputación de Alicante para hacer frente a la crisis económica provocada por el coronavirus con el objetivo de incentivar la recuperación financiera del tejido empresarial, industrial, comercial y turístico de la provincia.

Entre ellas, la petición al Gobierno central de permitir la cancelación del recargo provincial sobre el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) para las empresas, cooperativas y autónomos, una medida nunca antes adoptada y que podría tener 8.500 beneficiados con un ahorro cercano a los 4,5 millones de euros, cantidad que dejará de ingresar la institución provincial.

Además, el organismo provincial Suma Gestión Tributaria suspendió el plazo de pago voluntario de los impuestos y quedaron también aplazados los procedimientos administrativos de gestión pendientes de cumplimiento de requerimientos o trámites de audiencia y las notificaciones administrativas.

Del mismo modo, junto con el ayuntamiento de Alicante se remitió una carta al president de la Generalitat, Ximo Puig, para instarle a asumir el pago de las cuotas de los trabajadores autónomos y se abrió a todos los municipios de la provincia los créditos a través de la Caja de Crédito para Cooperación a un interés del 0 por ciento.
Artículo Anterior Artículo Siguiente