El protocolo había sido desarrollado por la Comisión Científica Médica de la Federación para la posible recuperación a partir del próximo 4 de mayo.


Las pautas elaboradas por el protocolo de garantía de salud establecen que los equipos podrán volver a trabajar pero con estrictos criterios de seguridad. Los jugadores serán monitoreados constantemente y los contactos con el mundo exterior deberán reiniciarse de manera efectiva. Algunos equipos resolverán el problema de aislamiento en su centro deportivo, mientras que otros necesitarán depender de una instalación externa desinfectada.
Artículo Anterior Artículo Siguiente