Las autoridades italianas pusieron este domingo en cuarentena en un ferri a los 34 migrantes salvados el pasado lunes en el Mediterráneo central por el barco humanitario español Aita Mari debido a la crisis del coronavirus que atraviesa el país.

El Aita Mari, de la ONG española Salvamento Marítimo Humanitario, se aproximó al ferri Rubattino, de la compañía italiana Tirrenia, ante el puerto siciliano de Palermo (sur) y se ejecutó el transbordo.

Lo migrantes deberán pasar una cuarentena de dos semanas a bordo de la nave italiana, junto a otros 147 acogidos desde el pasado viernes y que fueron salvados en el mar por el barco Alan Kurdi, de la ONG alemana Sea Eye.
Artículo Anterior Artículo Siguiente