Alemania autorizó desde este lunes (20.04.2020)  la apertura de algunos comercios y Noruega hizo lo propio con sus guarderías, en una Europa que empieza a aligerar con prudencia su confinamiento gracias a las primeras señales de contención de la pandemia de coronavirus.

Los gobiernos alrededor del mundo debaten cómo y cuándo levantar el confinamiento, que tiene a más de la mitad de la humanidad encerrada en sus casas y paraliza la economía global, pese a que el saldo de muertos sigue siendo elevado, especialmente en Estados Unidos, que ha superado los 40.000.

Varios países como Francia (casi 20.000 muertos), España (casi 20.500) e Italia (más de 23.600) registran una disminución del número de enfermos y de muertes, lo que permite a los gobiernos considerar las primeras medidas de desconfinamiento para las próximas semanas.

En Alemania, con más de 135.000 casos registrados y cerca de 4.000 muertes, la pandemia está "bajo control y es manejable", estimó el ministro de Salud, Jens Spahn.

Sin embargo este éxito es "frágil", subrayó la canciller Angela Merkel. "No podremos vivir nuestras vidas de antes durante mucho tiempo", advirtió Armin Laschet, dirigente de una de las regiones más afectadas, Renania del Norte-Westfalia. La decisión forma parte de un intento de una vuelta gradual a la vida normal, que se irá completando con el regreso de los estudiantes a las escuelas partir del 4 de mayo. El ministro presidente de Baviera, Markus Söder (CDU), anunció este lunes que en ese estado alemán será obligatorio usar mascarilla a partir del 27.04.2020. Las mascarillas podrán ser de todo tipo, también casero, aclaró Söder en conferencia de prensa, y subrayó que los padres no tendrán que pagar las cuotas de las guarderías durante tres meses.
Artículo Anterior Artículo Siguiente