El número de fallecidos por COVID-19 en el planeta confirmados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ascendió ayer, martes (21.04.2020), a 162.956, 4.900 más que en la jornada anterior, y es la primera vez en dos semanas que no se supera la barrera de las 5.000 muertes diarias. Los contagios globales suman 2,39 millones, unos 50.000 más que en la jornada anterior, cuando el máximo de infecciones diarias llegó a superar los 90.000 el pasado 11 de abril, según las cifras de la OMS. Por regiones, Europa se mantiene como la más afectada, con 1,18 millones de casos y más de 100.000 muertos, aunque cada vez a menor distancia de América, con 893.000 infectados confirmados por la OMS (el número de fallecidos, unos 40.000, es sensiblemente menor que en el Viejo Continente)
Artículo Anterior Artículo Siguiente