El Gobierno quiere impulsar un acuerdo programático con el "claro compromiso de que nadie se queda atrás", a través de la intensificación de medidas como la puesta en marcha de un ingreso mínimo vital o de una reforma fiscal que contribuya a redistribuir la riqueza. Así lo ha asegurado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante su intervención en la sesión plenaria del Senado de este martes, donde ha trasladado que el Gobierno y el conjunto del país y del mundo han quedado "azotados por una devastadora pandemia".

Para la ministra, se trata de una crisis con consecuencias "impredecibles" para la economía y la salud, por lo que ve necesario "que el conjunto de la sociedad avance hacia una fiscalidad que cuente con una mayor progresividad". Por ello, cree que se puede aprovechar este momento para dar "un impulso definitivo para que la sociedad sea más justa y cuente con un tejido productivo más competitivo", a través de una reforma fiscal que contribuya a esa redistribución de la riqueza.

Así lo ha trasladado la ministra ante la pregunta del senador de Bildu Gorka Elejabarrieta sobre si el Gobierno adoptará medidas suficientes para redistribuir la riqueza evitando que sea la ciudadanía "quien pague las consecuencias de la crisis que se avecina". Elejabarrieta ha incidido en que, más que una reconstrucción, lo que el país necesita es una "transformación radical" que ayude a acelerar la transición ecológica o las políticas territoriales "transformadoras que apuesten por la plurinacionalidad y el derecho a decidir". El senador del grupo parlamentario Esquerra Republicana-EH Bildu también ha preguntado a la ministra si el Gobierno estudia aplicar un impuesto a la riqueza "para el 1% de la población más rico o para ese 0,1% inmensamente rico".
Artículo Anterior Artículo Siguiente