En un documento publicado este lunes calcula que la actividad en España ha hundido un 4,7% trimestral solo entre enero y marzo. En el conjunto del año prevé que se desplomará entre un 6,6% y un 13,6%. Y la mala noticia es que la recuperación que vislumbra para el ejercicio siguiente no será lo suficientemente fuerte como para compensar la caída de este.

Es decir, será incompleta y distará de dibujar un rebote perfecto hasta el mismo nivel en el que nos encontrábamos, lo que en la jerga se llama una recuperación en V. En el mejor de los casos, al cierre de 2021 todavía quedará más de un punto de PIB por recobrar. En el peor, todavía faltarían cuatro puntos. Y en el intermedio, unos tres.
Artículo Anterior Artículo Siguiente