El Hospital General de Alicante investiga la aparición de una cucaracha en una de las cajas con material sanitario comprado a China por la Generalitat Valenciana. En concreto, esta caja contenía 40 buzos que iban a ser reconvertidos en batas, eliminando la capucha, por parte de un grupo de costureras voluntarias. Fue el encargado de trasladar los bultos al punto de distribución quien dio la voz de alarma pero se desconoce a ciencia cierta el origen del insecto.
No obstante y, por motivos preventivos, toda esta partida, con tres mil buzos en total, se ha retirado para esterilizarla y ninguno de estos equipos de protección se ha distribuido ni ha sido utilizado todavía por parte de los sanitarios. Tampoco se tiene constancia de hechos similares en otros departamentos de salud.
Artículo Anterior Artículo Siguiente