El Gobierno de Austria ha prorrogado hasta finales de abril la restricción de movimientos adoptada para contener la expansión del coronavirus, aunque el primer ministro, Sebastian Kurz, ha adelantado que a partir del 14 de abril se relajarán algunas restricciones, por ejemplo para permitir la apertura del pequeño comercio. La medida afecta también a las tiendas de bricolaje y jardinería, aunque con un aforo limitado y siempre y cuando cumplan ciertos requisitos en materia de higiene. Los supermercados y farmacias deberán contar con geles desinfectantes y sus clientes estarán obligados a usar mascarilla --también será obligatoria en el transporte público--.
Artículo Anterior Artículo Siguiente