El Ayuntamiento de Alicante ha recurrido la decisión de la Subdelegación de Gobierno de no permitir la bendición de la Santa Faz desde el Castillo de Santa Bárbara y pide que se posibilite su celebración, con las medidas restrictivas necesarias, porque considera que legalmente es posible.

La Subdelegación comunicó al Ayuntamiento que no era posible atender a la petición de la salida extraordinaria de la Santa Faz para bendecir la ciudad el próximo jueves, al considerar que este acto no se halla amparado en la normativa vigente sobre el estado de alarma por la crisis de la COVID-19.

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha firmado e interpuesto este domingo el recurso de reposición contra esta decisión de no permitir el traslado de la Santa Faz desde su monasterio al castillo de Santa Bárbara para bendecir a los alicantinos, coincidiendo con el día que cientos de miles de personas celebran la tradicional romería, suspendida este año por las restricciones del estado de alarma.


En el escrito, además de plantear que se levante la prohibición y se permita un acto que contemplaba una presencia mínima de personas, se abre la puerta a que la Subdelegación, en caso de ser necesario, establezca otras medidas de seguridad que no impidan que se lleve a cabo, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Se argumenta que se quería lograr autorización expresa para trasladar, en vehículo y por la vía pública, la Reliquia de la Santa Faz desde el monasterio al castillo, con la finalidad de celebrar en el mismo una ceremonia de bendición, tras la cual la Reliquia sería reintegrada directamente al Monasterio.

Se trata pues de una ceremonia religiosa, no pública, y en cuya solicitud se detallaba y justificaba el número de los asistentes, tanto para el traslado como para la ceremonia en sí misma.
Artículo Anterior Artículo Siguiente