Última Hora

Tres ancianos fallecidos y 38 contagiados en una residencia de Cádiz



 Tres ancianos de la residencia de Alcalá del Valle (Cádiz) han fallecido a consecuencia del coronavirus, que afecta ya a casi la totalidad de sus usuarios (38 de los 42 residentes que quedan) y a más del sesenta por ciento de su plantilla, según ha informado el alcalde del municipio, Rafael Aguilera.

Tras cuatro días reclamando ayuda para atender este foco de contagio, Aguilera ha mostrado este lunes a las puertas de la residencia "Dolores Ibárruri" su indignación e impotencia: "El virus mata, pero lo que está matando a la gente es el sistema", ha exclamado en una comparecencia ante la prensa para denunciar lo desesperado de la situación y la falta de recursos.

Ha explicado que actualmente quedan en la residencia 42 ancianos, de los que 38 han dado positivo a la prueba del coronavirus y otros cuatro, que, según ha dicho, seguramente han dado "un falso negativo, están en aislamiento".

Más del sesenta por ciento del personal de la residencia está también contagiado.

Actualmente solo hay en activo siete trabajadores que han dado negativo a la prueba y lo hacen "con turnos de veinte horas y fiebre de 38 y 39" atendiendo a los ancianos, junto al propio alcalde y varios concejales que se han sumado a las tareas.

Aguilera ha explicado que desde el jueves de madrugada lleva solicitando la intervención de las administraciones.

"El viernes por la mañana me dijeron que se hacían cargo, que me fuera a mi casa, que ya estaba todo solucionado. Hoy es lunes y a mis mayores los están cuidando mis trabajadores, que tenían que estar en cuarentena, que dieron negativo, pero seguramente falsos negativos y que pueden estar contagiando el virus al conjunto de los vecinos", ha clamado.

"Desde el viernes me dicen que me tengo que ir de la residencia porque ya no es competencia municipal, ya la ha asumido la Junta de Andalucía", ha continuado.

Sin embargo, según ha contado, solo han enviado a la directora de una residencia, que hace lo que puede, y a varios inspectores.

"No tenemos limpiadores, ni cocineros, ni médicos, ni enfermeros", ha dicho el alcalde, para después relatar el caos en el que viven.

"Cuando tenemos que sacar a alguien es una odisea conseguir una ambulancia. Cuando conseguimos las ambulancias, es una odisea conseguir plaza en hospitales. Cuando la conseguimos, nos devuelven a nuestros mayores otra vez a la residencia", ha asegurado.

"España tiene que saber esta situación", ha denunciado el alcalde, quien ha reclamado que se ubique en algún espacio de la localidad, de unos 5.100 habitantes, un lugar de atención de los enfermos.

"Hay mil soluciones, hay mucha gente que se puede salvar, no podemos estar pordioseando cada vez que tenemos que poner oxígeno a una persona", ha exclamado el alcalde, que reclama que se hagan pruebas a los vecinos para saber la extensión real del contagio y que se aisle al pueblo para evitar que la misma situación se viva en localidades vecinas.

Tras afirmar que el equipo de gobierno se siente "impotente", ha vuelto a pedir a las administraciones que actúen "ya": "No es normal lo que está ocurriendo, llevamos cuatro días pidiendo ayuda en todas las administraciones, en Cádiz, en Sevilla, en Madrid. No sabemos a quién vamos a recurrir".

En total en la localidad hay 58 personas positivas, de las que 18 están hospitalizadas.