Primera gran operación de las fuerzas de seguridad del Estado contra los incumplimientos de confinamiento durante el estado de alarma, Agentes de la Policía Nacional han abortado una fiesta que se estaba celebrando en una discoteca de un hotel de la localidad madrileña de Leganés en pleno estado de alarma. En la intervención se ha sancionado a cuatro personas, una de ellas el propietario de las instalaciones donde se ubicaba la discoteca. El local se encontraba desarrollando su actividad habitual a pesar de las restricciones decretadas. Los policías encontraron restos de comida caliente, vasos con bebida y se incautaron más de 20 gramos de cocaína, hallando numerosos restos de consumo de este estupefaciente por todo el recinto.
Artículo Anterior Artículo Siguiente