España cerrará dos semanas sus actividades no esenciales para fortalecer la lucha contra el coronavirus, anunció este sábado el presidente del gobierno Pedro Sánchez, después de que se reportaran 832 fallecimientos en un día, un nuevo récord.

Con un total de 5.690 decesos, España es el segundo país del mundo con el mayor número de fallecidos por coronavirus, sólo por detrás de Italia, que también decidió detener su actividad no esencial.

"Todos los trabajadores de actividades no esenciales deberán quedarse en casa en las próximas dos semanas", del 30 de marzo al 9 de abril, declaró Sánchez, poniendo de ejemplo el sector de la construcción, que había seguido activo.

La medida endurece el confinamiento de la población dictado el 14 de marzo y vigente hasta el 11 de abril, y se aprobará en un consejo de ministros extraordinario este domingo.

Según Sánchez, el objetivo es reducir "aún más la movilidad de las personas", prevenir la expansión de la epidemia y "descongestionar" los hospitales, muchos de ellos saturados en las zonas más castigadas del país, como Madrid o Cataluña.

Los trabajadores afectados "continuarán recibiendo su salario con normalidad" durante ese período, detalló Sánchez, y recuperarán las horas no trabajadas "de manera paulatina".
Artículo Anterior Artículo Siguiente