Última Hora

Escif pide mantener la figura de la meditadora hasta que se reanuden las Fallas como símbolo de "esperanza"



Escif -el artista urbano que este año ha sido uno de los responsables de la Falla Municipal de València, que representa a una mujer de gran tamaño meditando- propone mantener la figura en la Plaza del Ayuntamiento de la ciudad "hasta que se reanuden las Fallas" como "símbolo de paciencia, calma y esperanza tan necesario en estos días".
En un comunicado emitido por BrilloySabor, el estudio de Escif -autor del monumento 'Açò també passarà' junto a los artistas falleros Manolo Martín y José Ramón Espuig- se pone de manifiesto que la situación ante el coronavirus, que ha obligado a aplazar las fiestas josefinas sine die, es "una crisis mundial muy difícil de combatir".

"No existe vacuna contra la enfermedad y las infraestructuras sanitarias se quedan pequeñas ante la velocidad de propagación. Se esta demostrando que las únicas armas que tenemos para combatir esta crisis son la paciencia, la calma y la esperanza. Tenemos que conseguir decelerar el movimiento de la sociedad el tiempo suficiente como para que la gente ya infectada pase la enfermedad y no la siga propagando", argumentan.

Y añaden: "Paciencia, calma y esperanza. Estos son precisamente los valores que transmite la gran mujer meditando en la Plaza del Ayuntamiento. Esto también pasará. Una de las funciones primarias de la cultura es la de reforzar el imaginario simbólico de cada sociedad. El arte tiene esa capacidad mágica de trabajar con el subconsciente colectivo de toda una sociedad. La batalla contra el coronavirus es una batalla de comunicación y concienciación. El buen uso de los medios y de los símbolos será aquí crucial para conseguir restablecer la calma".


"QUE EL MUNDO SE APOYE EN VALÈNCIA PARA SUPERAR LA CRISIS"

Por estos motivos, desde el estudio del grafitero abogan por "mantener la gran meditadora en la plaza, hasta que se reanuden las Fallas". Sería, continúan, "un símbolo de paciencia, calma y esperanza tan necesario en estos días". "Permitamos que el mundo entero se apoye en València para superar esta crisis. Regalémosle al mundo el antídoto para superar esta crisis", animan.

En cuanto a los aspectos técnicos derivados de tomar una decisión como esta, entienden que "los costes de desmontar, almacenar y volver a montar la falla serían infinitamente más elevados que los costes, ya casi cubiertos, de mantener la estructura en la plaza por un tiempo acotado". En este sentido, aseveran que la estructura de esta falla es "muy fuerte y podría fácilmente aguantar seis meses intacta".

"Podría considerarse que el monumento ocupa un espacio de tránsito, pero entendemos que la previsión de peatonalizar la plaza acompañaría esta decisión. Igualmente se podría delimitar con una pequeña verja el perímetro real del monumento para facilitar el flujo de peatones en ambos lados de la figura. Esto también pasará", concluyen citando el lema de la Falla