Lothar Wieler, presidente del Instituto Robert Koch (RKI), la agencia alemana para el control de enfermedades contagiosas, ha alertado este miércoles de que más de 10 millones de personas sobre una población de 83 millones podrían contagiarse de coronavirus en el país si no se acatan las medidas anunciadas por las autoridades.

Si bien Alemania no ha ordenado aún intervenciones tan severas como las de países como Italia y Francia, el Gobierno ha cerrado bares, clubes deportivos e instalaciones de ocio y tiempo libre, y decretado la suspensión de reuniones y servicios religiosos, que quedan ahora prohibidos. Casi todos los centros educativos del país han sido cerrados.

En Alemania hay ya 28 muertos y va detrás de Italia y España en contagios.
Artículo Anterior Artículo Siguiente