Muñoz ha indicado sobre la apertura de juicio oral al concejal de Cultura Festiva del Ayuntamiento de Valencia, Pere Fuset, por el accidente mortal de un operario en el montaje de gradas en Viveros, que corresponde a Compromís y especialmente al alcalde, Joan Ribó, decidir sobre el futuro del edil.
No obstante, ha recordado que el PSPV ha tenido casos de alcaldes o ediles en situación de procesamiento y les han aplicado el Código ético del partido, que aparta de cargos públicos a quienes están procesados judicialmente, para dar «normalidad a las instituciones».


Como ejemplo, ha citado el caso del exalcalde de Alicante Gabriel Echávarri, que tras apartarlo de la alcaldía la derecha recuperó la alcaldía, o el del expresidente de la Diputación de Valencia Jorge Rodríguez, al que tras ser detenido se le invitó a dimitir y luego se le impidió presentarse a las elecciones locales de Ontinyent por las siglas del PSPV, lo que ha dejado a esta partido sin representación allí.

«Tenemos un código ético y unas obligaciones con la ciudadanía que nos obligaba a darle una normalidad a las instituciones por encima de los intereses en este caso del PSPV», ha señalado Muñoz.

«Nosotros no somos quién para obligar o para decir a otros partidos lo que tienen que hacer», ha señalado el dirigente socialista, quien ha afirmado que el alcalde de Valencia «tiene una responsabilidad en este sentido y es el que tendrá que tomar una decisión».
Artículo Anterior Artículo Siguiente