Un administrador de fincas de Alicante se enfrenta a dos años y seis meses de prisión en el juicio que se celebra este miércoles en la Audiencia Provincial, en el que se le acusa de quedarse con 12.300 euros de una comunidad de vecinos del barrio de Carolinas que él gestionaba.
De acuerdo con el escrito de calificación de la fiscalía, a lo largo de todo el año 2008 el ahora procesado aprovechó su papel como secretario-administrador para retirar fondos de la cuenta bancaria de la comunidad de vecinos mediante continuas extracciones, cheques y documentos de pago, hasta alcanzar el importe total, de 12.300 euros.

Para ello, usó su propia firma autorizada, junto a la de un vecino de la comunidad que también tenía poderes de firma sobre esa cuenta.

Más tarde, el acusado llegó a restituir cerca de 4.890 euros a la cuenta de la comunidad de propietarios. Sin embargo, los vecinos le reclaman el reintegro de la cantidad pendiente, por valor de más de 7.500 euros.

La fiscalía le considera responsable de un delito continuado de falsedad en documento mercantil y de otro delito continuado de estafa. Así, al margen de la petición de dos años y medio de privación de libertad, reclama que él y la empresa para la que trabajaba indemnicen conjunta y solidariamente a la comunidad de vecinos con la cantidad pendiente de devolución. 
Artículo Anterior Artículo Siguiente