Renée Zellweger se coronó esta noche como la mejor actriz protagonista por su papel como Judy Garland en "Judy" durante la 92 edición los Óscar, que se están entregando en el Dolby Theatre de Hollywood.

"Judy no recibió este premio en su momento, así que tomaré este instante como una extensión de la celebración de su legado", dijo la actriz al recoger el galardón, que dedicó a sus compañeros, familia y, sobre todo, a la artista icónica del siglo XX que Zellweger encarnó.

La actriz consiguió así el segundo Óscar de su carrera, después del que ganó en 2004 por "Cold Mountain".

El reto de encarnar a Garland no era fácil, como ella misma indicó en anteriores ocasiones, pues la artista fue reconocida por una versatilidad que le llevó a ser nominada a los Óscar (cine), Tony (teatro) y Grammy (música).

Pero Zellweger, que aún muchos recuerdan como la peculiar y caótica Bridget Jones, pasó la prueba con nota y ha cosechado esta temporada un Globo de Oro, un BAFTA y el premio del Sindicato de Actores, a los que se suma ahora el premio de la Academia de Hollywood.

La intérprete se impuso a Cynthia Erivo ("Harriet"), Scarlett Johansson ("Historia de un matrimonio"), Saoirse Ronan ("Mujercitas") y Chalirze Theron ("El escándalo (Bombshell)").

"Este ultimo año de conversaciones celebrando a Judy, a través de generaciones y culturas, ha sido un maravilloso recuerdo de que hay héroes que nos unen", señaló la actriz antes de animar a celebrar a artistas que inspiran, algunos de los cuales mencionó, como Bob Dylan o Martin Scorsese, que se encontraba entre el público.

Zellweger ha hablado públicamente del parón que tuvo que dar a su carrera cuando se encontraba en lo más alto, hace casi una década, por "las malas decisiones" que el estilo de vida frenético le llevó a tomar.

Pero en su regreso ha ganado prácticamente todos los premios posibles en la disciplina de actuación. 
Artículo Anterior Artículo Siguiente