Japón anunció este jueves que ha confirmado 44 contagios más a bordo del crucero en cuarentena en sus aguas y ha decidido autorizar el desembarco de ciertos mayores de 80 años y enfermos que den negativo para finalizar el aislamiento en tierra.

Son ya 218 los casos detectados en el crucero Princess Diamond, cuyos alrededor de 3.700 pasajeros (entre viajeros y tripulación) fueron puestos en cuarentena el pasado 3 de febrero en aguas frente al puerto de la ciudad de Yokohama, al sur de Tokio, tras conocerse que un pasajero que desembarcó en Hong Kong era portador del virus.

En su rueda de prensa diaria para dar cuenta de los resultados a bordo, el ministro de Salud de Japón, Katsunobu Kato, detalló que estos positivos se engloban en las pruebas hechas a 221 personas.

Teniendo en cuenta a los cerca de la treintena de casos detectados en tierra, Japón ha confirmado ya 247 afectados por coronavirus bajo su jurisdicción, el mayor número fuera de China, donde los infectados ronda los 60.000, de los que más de 1.300 han muerto.

El Ministerio de Salud también anunció su decisión de autorizar el desembarco de aquellos mayores de 80 años con problemas de salud subyacentes cuyas habitaciones no tengan ventana (o no se abra) y enfermos crónicos en general que den negativo en las pruebas del virus y acepten terminar el período de cuarentena en instalaciones designadas por el Gobierno.

De los 2.666 pasajeros que se encontraban a bordo del navío cuando empezó la cuarentena (quienes dieron positivo ya fueron trasladados a centros hospitalarios), 226 son mayores de 80 años.

Las autoridades japonesas pidieron a los pasajeros del crucero que permanecieran en el interior de sus habitaciones durante el período de cuarentena decretado, que vence el próximo miércoles día 19.

La posibilidad de que el Gobierno nipón permitiera desembarcar a pasajeros de edad avanzada llevaba considerándose varios días, después de que expertos médicos señalaran que el estrés generado por permanecer tanto tiempo encerrados en el barco podría agravar la salud de muchos de ellos.

Mientras continúa la cuarentena en el navío, el primer grupo de evacuados desde la ciudad china de Wuhan el pasado 29 de enero pudo regresar a sus casas hoy tras unas dos semanas de aislamiento.

Un total de 197 de las 206 personas repatriadas desde el epicentro del brote vírico abandonaron el hotel de la prefectura de Chiba en el que se encontraban en aislamiento voluntario tras dar negativo en el coronavirus COVID-19 en distintas pruebas, la última del martes.

Los evacuados en el segundo de los cuatro vuelos chárter que fletó el país un día después podrán hacer lo mismo si dan negativo en sus tests, cuyos resultados se espera conocer en las próximas horas
Artículo Anterior Artículo Siguiente