El presidente del Hércules, Quique Hernández, afirmó este miércoles que Enrique Ortiz, uno de los principales accionistas de la entidad, está dispuesto a negociar con fondos inversores y empresarios para vender sus acciones y abandonar el accionariado.

Ortiz llegó al club hace 20 años y su gestión económica y deportiva está bajo mínimos en las últimas temporadas, en las que el equipo se encuentra hundido en Segunda B y en graves problemas económicos tras haber superado tres procesos concursales.

“Desde este momento estaremos atentos, buscaremos fondos de inversión e inversores a los que se le requerirá solvencia, porque lo más importante es que el Hércules no sufra y siga vivo”, afirmó ante los medios Hernández, quien dijo expresar una petición del propio Ortiz.

“Vamos a escuchar a los que quieran comprar el club para que la familia Ortiz salga del accionariado”, añadió el presidente, quien indicó que “las puertas están abiertas”, en alusión a la posible llegada de nuevos propietarios.

Hernández matizó que, pese a esta declaración, el día a día del equipo no se va a abandonar “en absoluto” y que los máximos accionistas cumplirán con sus obligaciones económicas.

El dirigente, además, habló por boca de los principales accionistas para pedir unidad porque el primer objetivo es “mantener la categoría”.

“Estamos convencidos de que con la ayuda de la afición lo vamos a sacar adelante”, aseguró Hernández, quien admitió que esta temporada “hasta el momento todo está siendo un desastre”.

El presidente precisó que todos los que están al frente del club “queremos hacer las cosas bien” y agradeció a Ortiz y a Juan Carlos Ramírez, el otro principal accionista, sus aportaciones económicas “para hacer funcionar al club en el día a día y que esté vivo porque sin ellos sería imposible”.

En cuanto a la decisión de destituir al entrenador Vicente Mir, Hernández afirmó que fue una decisión suya con la intención de buscar lo mejor para el Hércules.

“Muchas veces, como entrenador, he tomado decisiones que han afectado a jugadores. Y cuando otras personas tomaban decisiones sobre mí me ha gustado el fair play”, indicó a las críticas recibidas por Mir.

“Estamos en una situación delicada y hacemos las cosas por el bien del Hércules e intentando acertar”, añadió Hernández, quien lamentó “las formas” en las que se produjo la destitución, pero dijo que “los acontecimientos nos han atropellado”.

“Mir está capacitado porque es un buen entrenador y tiene una trayectoria. Me ha hecho un traje a medida, pero lo entiendo”, sentenció.
Artículo Anterior Artículo Siguiente