El Hércules CF, que este pasado martes destituyó a Vicente Mir, tercer técnico de la presente temporada, nunca había despedido a tres entrenadores en un mismo curso a lo largo de sus 98 años de historia.

A lo largo de su trayectoria, el club, que ahora milita en Segunda B, se ha visto obligado en numerosas ocasiones a precipitar un relevo en el banquillo por cuestiones deportivas o personales de los entrenadores, pero esta es la primera ocasión en la que rescinde de forma unilateral el contrato de tres en un mismo ejercicio.

El club alicantino, en la peor crisis deportiva que se le recuerda en medio siglo, prescindió tras la cuarta jornada de Liga del barcelonés Lluís Planagumá, quien no fue capaz de ganar tras cuatro partidos.

Posteriormente, en el mes de diciembre, despidió a Jesús Muñoz, con el que el equipo, hundido en zona de descenso, solo pudo sumar tres victorias en once jornadas.

Vicente Mir, por último, ha sido cesado tras nueve partidos, ocho de Liga y uno de Copa, en los que solo ganó dos partidos, ambos a domicilio, que no permitieron al equipo escapar de los puestos de descenso.

Además de estos entrenadores, el Hércules también contó en una jornada como técnico interino con José Végar, segundo entrenador del club.

En varias temporadas, el club alicantino llegó a contar con tres entrenadores distintos en un mismo curso, la última ocasión en 2017-18, cuando el Gustavo Siviero, Claudio Barragán y Josip Visnjic dirigieron al equipo, aunque solo fueron destituidos los dos primeros, ya que el serbio acabó la temporada.

En el curso 1998-99, el del penúltimo descenso a Segunda B, también hubo cuatro inquilinos en el banquillo, Sergio Egea, Periko Alonso y Manolo Jiménez, a los que se sumó Humberto Núñez, técnico de la casa que de forma interina dirigió un partido, aunque, de nuevo, solo fueron destituidos los dos primeros. 
Artículo Anterior Artículo Siguiente