La búsqueda de Joaquín Beltrán, vecino de Zalla de 51 años, y Alberto Sololuze, residente en Markina de 62 años, cesó ayer a las siete de la tarde una vez que se hizo de noche. No obstante, las máquinas para reducir la zona de escombros han estado funcionando durante toda la noche Responsables de Emergencias, Osakidetza, la Diputación, Interbiak –titular de la autopista– y el Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales (Osalan) llevan reunidos desde las 9.30 de esta mañana en el Centro de Tráfico del barrio bilbaíno de Txurdinaga para analizar la situación, aún más delicada si cabe después de que se hallara el amianto, que aún no ha podido ser cuantificado. Los geólogos, por su parte, tratan de determinar la situación del terreno, que permanece «inestable», para prever eventuales movimientos que puedan complicar aún más los trabajos en la zona.
Artículo Anterior Artículo Siguiente