La ministra francesa de Sanidad, Agnes Buzyn, ha anunciado este sábado que han sido identificados cinco nuevos casos del coronavirus chino en la región de Alta Saboya, y que los afectados, cuatro adultos y un niño, no presentan signos de gravedad. El origen es un ciudadano británico que viajó a Singapur entre el 20 y el 23 de enero y a su regreso a Europa pasó cuatro días en Francia en la localidad de Contamines-Montjoie, cerca de la frontera con Italia y Suiza, donde contaminó a otras personas cercanas a él. Todos los afectados son de nacionalidad británica y fueron hospitalizados durante la pasada noche en un hospital de Lyon.
Artículo Anterior Artículo Siguiente